Blog Familiar:La tecnología y los niñ@s

¿Son buenas las tabletas para los niñ@s?

Los padres comienzan a preguntarse si los dispositivos táctiles pueden afectar a sus hijos

En las pasadas Navidades, los Reyes Magos y Papa Noel se acordaron muy bien de lo que más deseaban algunos niñ@s y les trajeron las llamadas tabletas inteligentes. Fueron el regalo estrella de las fiestas.

Ya comienzan a aparecer estudios sobre el uso de las tablets y smarthphones en los niñ@s

Ya comienzan a aparecer estudios sobre el uso de las tablets y smarthphones en los niñ@s

Sin embargo, con el tiempo y unos meses después de su uso, muchos padres se preguntan si las tablets y los teléfonos inteligentes (smarthphones) son adecuados para sus hij@s. El hecho de que haga unos pocos años que estos dispositivos se han introducido en el mercado supone que todavía no haya una suficiente evidencia científica de si éstos provocan algún perjuicio en el desarrollo psicológico y emocional de los menores. Un informe científico riguroso requiere de al menos tres años de estudio para establecer conclusiones fundadas, mientras que los dispositivos táctiles empezaron a generalizarse hace dos años.

Aunque sí existen enunciados a destacar. Los neurólogos pediátricos e investigadores sostienen que las tabletas son diferentes de la televisión y los videojuegos en algunos aspectos. Según Daniel Anderson, profesor emérito de Psicología en la Universidad de Massachussets, un niño mira distintos puntos de una pantalla de televisión y puede desviar la mirada unas 150 veces en una hora. Así, mientras en la pantalla de TV los niñ@s tienen problemas para saber dónde tienen que mirar, una aplicación de una tableta “es más interesante”, ya que el lugar de la pantalla donde se fija el menor coincide con el lugar de la acción. Ésta es una de las conclusiones a las que ha llegado Ben Worthen, periodista de The Wall Street Journal, durante sus entrevistas con expertos en psicología infantil y neurólogos.

Según los expertos, muchos niñ@s que usan las tabletas entran en un “estado de trance” parecido a la concentración a la que se someten cuando los niñ@s juegan a construcciones. Pero existe una diferencia sutil entre uno y otro entretenimiento, en las construcciones el niñ@ decide cuándo ésta se termina, pero en las tabletas son las aplicaciones las que establecen cuándo la tarea se ha completado correctamente. Los investigadores dicen que no está claro si esta diferencia tiene algún impacto en un niño.

Otra diferencia entre tabletas o smartphones y TV o videojuegos es que, mientras un niño de entre 1 y 3 años necesita de la intermediación de un adulto para poder jugar al videojuego o ver la TV (cambiar los canales, ayudarle con los mandos, etc.), en las tabletas un menor es capaz de buscar los juegos y aplicaciones o los vídeos él sólo con un dedo.

Las tabletas sí ayudan a aprender pero… 

La fijación atenta en un punto de la pantalla en las tabletas es lo que puede ayudar a los niñ@s a aprender. Existen aplicaciones cuyo objetivo es mejorar el vocabulario en los más pequeños y los informes establecen que consiguen mejoras en el aprendizaje en porcentajes del 17 al 27%. En Chile, el proyecto Enlaces puesto en marcha por el Centro de Educación y Tecnología del Ministerio de Educación ha permitido el trabajo en clase con tabletas. El proyecto piloto ha mostrado que con los dispositivos se han fortalecido habilidades sociales, cognitivas y tecnológicas, como el trabajo colaborativo, la autonomía, la resolución de conflictos y la metacognición.

En España, especialistas en Pedagogía e implantación de la tecnología en el aula como Diego Redondo defienden la incorporación de los conocimientos digitales en las clases. “Los niños empiezan su camino hacia la inserción laboral desde que llegan a la escuela, de ahí la importancia de implantarlos desde el primer momento. Además, los alumnos demandan cada vez más la tecnología en el aula ya que es una parte fundamental de su día a día. La tecnología ha ido evolucionando: antes el alumno podía crear y construir, y ahora el alumno también puede participar, colaborar y compartir”, señalaba Redondo en la mesa redonda sobre Tecnología al servicio de la Educación celebrada en la Feria del Libro de Madrid. Eso sí, los defensores de las nuevas tecnologías en el aula coinciden en que éstas deben ir acompañadas de un proyecto educativo y de la alfabetización de familias y profesores.

Sin embargo, en los hogares la responsabilidad y la atención recae en los padres. Los psicólogos sostienen que algunas aplicaciones para los niños están diseñadas para estimular la comunicación de dopamina, un neurotransmisor responsable de las sensaciones placenteras, involucrada en la coordinación de los movimientos musculares, en la toma de decisiones y en la regulación del aprendizaje y la memoria. Éstas alientan al niño para seguir jugando, por ofrecer recompensas o imágenes emocionantes en momentos impredecibles.

En cualquier caso, y a pesar de que aún no existen evidencias científicas, una tesis sí que parece clara: son los padres quienes deben decidir cuánto tiempo permiten que sus hij@s deslicen sus dedos por las pantallas y se sumergen en el mundo paralelo de la tecnología.

Cristina González

Fuentes: 

«Do toddlers and iPads mix, Boston Children ’s Hospital’ s Pediatric health blog. 

Educación 3.0

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.