Blog Familiar:Hablamos con...

Mayte Galiana, trainer en PNL para padres

Mayte Galiana es trainer en Programación Neuro-Lingüística (PNL), Bióloga, Farmacéutica y Formadora. Imparte talleres de PNL para padres e hij@s en Barcelona, Blanes, Tortosa y Alicante. 

Mayte Galiana, formadora de padres

  1. ¿Cómo empezaste a impartir “escuelas de padres”?

En mi caso, a parte de ser bióloga y farmacéutica fui madre muy joven, a los 23 años, y me di cuenta de que a pesar de tener ya hecha carrera y media no sabía nada de educar. Así que empecé a meterme en escuelas de padres y en 1993 ya comencé a formar a madres sobre cómo educar, con todo el bagaje que ya llevaba de haber estudiado temas de familia. Profesionalmente he dado escuelas de padres desde 1998.

  1. ¿Qué es la Programación Neuro-Ligüística (PNL)?

Trata de cómo nos programamos a través de la lingüística: lo que me digo, lo que me dicen y lo que yo digo a los demás. Vivimos en una sociedad en la que ya nos programamos según las creencias, lo que se dice en la sociedad, los refranes, lo que nos repiten nuestros padres, nuestros profesores, etc. Y todo ello hace que nosotros tengamos una programación y eso afecta a nuestra neurología y, a su vez, a nuestros pensamientos, es como un bucle. Lo que decimos moldea nuestro cerebro y ese moldeado de cerebro hace que hable de una determinada forma. Las formas de hablar no son asépticas en los mensajes que damos y en la persona que recibe el mensaje, producen un impacto.

  1. ¿Cuáles son las ventajas de la PNL?

Con la PNL hay que definir muy bien y en positivo tus propios objetivos, al definirlos tan bien realizas una representación interna de lo que quieres hacer, tu cerebro ya lo está viviendo como si ya estuviera conseguido y luego haces paso a paso las cosas para lograr ese objetivo. Al tener bien definido tu objetivo es como si tu objetivo tirara de ti y la misma forma de programarte hacia tu objetivo te ayuda a alcanzarlo.

  1. ¿Y las ventajas en niñ@s y adolescentes?

Son muchas. Tenemos que tener en cuenta que todos nosotros estamos programando a los que tenemos a nuestro alrededor y para los padres y profesionales no es lo mismo educar sabiendo qué herramientas estás utilizando que no sabiéndolo. 

  1. ¿Podrías dar algunas claves de la PNL con niñ@s?

Los profesionales que usan PNL con niños pasan por varias fases: uno, les dicen qué hay que hacer y no qué NO hay que hacer. Estamos acostumbrados en nuestra sociedad a decir qué NO hay que hacer pero nadie te dice qué puedes hacer, así no nos podemos hacer una representación interna de eso ni ponerlo como un objetivo. Si a alguien le dices: “No cojas el vaso azul, te prohíbo que toques el vaso azul” lo que ocurre es que piensa en el vaso azul porque el cerebro no entiende el NO, sólo entiende las acciones (los verbos). Y el problema con los niños es que si por ejemplo cuando entran a una habitación les decimos: “No toques el enchufe, no toques el fuego y cuidado con esa lámpara”, la imagen que les creamos en su mente es la de esos objetos. Sin embargo si les decimos: “Ven, puedes sentarte aquí a mi lado” ya les estoy poniendo un objetivo en su mente, aunque después les digamos lo del fuego y el enchufe. Solemos decirles casi siempre el “NO”, y con ello les hacemos una representación de las cosas.

Otra clave es hablarles de una forma concreta a los niñ@s. Todos conocemos la típica frase que suelen decir mucho los padres a los hijos de “no dejes eso ahí”, pero ¿el niño sabe de qué estamos hablando? ¿Qué es “eso”? ¿Y “ahí”? Es mejor decir lo que sí queremos, no lo que NO queremos que hagan los niños, o sea, decirles: “Deja la mochila en la segunda silla de tu habitación”. Esa orden es más clara y es más fácil de entender y de poner en acción. Muchas veces los niñ@s están pensando en sus cosas, sus amigos, el parque, etc. y si les decimos “no dejes eso ahí” deben pasar esa orden por muchos filtros que les pueden incluso llevar a quedarse paralizados porque no saben de qué les están hablando. No les damos el mensaje claro muchas veces. Con la PNL se trabaja para saber qué mensaje estamos dando y si lo que transmitimos es claro y concreto o no.

  1. ¿Y la tercera fase? 

Hay varias más, pero una importante es la forma de ver el mundo. En este mundo nuestro enseguida se tacha todo como “lo que es normal” y “lo que no es normal”. En PNL decimos que cada persona es normal y lo que hace es normal, no hay nadie fuera porque para cada uno de nosotros, lo que hacemos todos los días es “normal”. Cada uno tiene su forma de ver el mundo y cualquier forma es buena. En PNL no hay nada ni bueno ni malo. A los niñ@s se les enseña que cada uno de ellos es total, se busca su excelencia, en aquello que ya saben hacer bien se les intenta educar, como no pueden dejar de hacerlo porque está en su programación, se les ayuda a explotar bien los recursos que tienen. Cuando tienen un recurso no se les etiqueta por él sino que se les enseña a potenciarlo cuando les es útil, y cuando no les es útil se les enseña nuevos recursos. Si un niño es bueno en música, ¿por qué no potenciar ese recurso que tiene y que sea excelente en eso? Si le cuestan las matemáticas se le puede reforzar de alguna manera pero no será excelente en esa materia. Todas las personas tenemos en nuestro interior los recursos necesarios para salir adelante y podemos desarrollar nuevos recursos entrenándolos. 

  1. ¿Cómo podemos desarrollarlos?

Los padres que quieren desterrar un poco el “no” en su vocabulario con los niños primero tienen que entrenarse para que la lista de los noes no sea tan larga, deben entrenar el consciente para que en vez de noes haya más síes. Después pasará al inconsciente. Eso requiere un entrenamiento. Operar con el consciente es muy lento, el ser humano sólo opera un 5% con el consciente, el inconsciente es mucho más rápido. La consciencia sólo detecta lo que le interesa. En los niños ocurre igual, un niñ@ aprende mucho más hasta los 5 años, a partir de esa edad les cuesta mucho más aprender porque empezamos a trabajar más con la parte consciente y del conocimiento y no de la experiencia. 

  1. Pero aún así, ¿a partir de los 5 y hasta más edad se les puede seguir educando de determinada manera para que les influya positivamente?

A los cinco años no está todo hecho, pero a los 10 casi sí está todo hecho. Un niñ@ a los 10 años ya tiene sus creencias básicas formadas y sus entrenamientos esenciales hechos y una forma de pensar. No será la definitiva porque seguirá moldeándose con la experiencia pero su esencia a los 10 años ya está definida, aunque aún se pueden ir puliendo.

  1. Hace unos años que se habla mucho de los trastornos de los niños, se diagnostica el TDHA, la hiperactividad, y otros, ¿en qué puede servir la PNL para esos casos?

Recientemente he presentado un taller que se llama Te veo hijo donde la idea es aprender a “desetiquetar” porque lo normal en los padres es decir “mi hijo es…” lo que sea, lento, nervioso, movido… Aprendemos a ponerles etiquetas y eso tiene un peligro porque les atacamos la identidad, cuando la identidad de la persona deberíamos protegerla o patrocinarla de alguna forma. Esa característica que está ahí en nuestro hij@ debemos defenderla sea lo que sea, se debe cuidar. En el taller pretendemos cambiar las etiquetas negativas en positivas fijándonos en el comportamiento. Un ejemplo: si etiquetamos a un niño como “demasiado movido” podemos tratar de imaginarlo en un momento en el que pensamos eso mismo pero tratando de ver su lado positivo, la intención positiva, por ejemplo que se mueve mucho para pasárselo bien. Cada niñ@ hace eso de lo que le etiquetamos por alguna razón, por una situación concreta (para no aburrirse, para divertir a los demás, etc.). La idea es dejar la etiqueta y mirar qué hace el niño, dónde lo hace, dónde le es útil. Un niño movido puede ser a la vez divertido, ser capaz de autodivertirse y a la vez divertir a los demás, eso transformado en un adulto puede traducirse en una persona sociable y que sabe disfrutar de la vida, y es positivo, eso le va a ayudar mucho en la vida. Por lo tanto no hay que quitarle eso al niño, sólo habrá que educarle para que adquiera herramientas, valores, capacidades (autocontrol, por ejemplo) para que le sean útiles en todas partes. Y a los padres habrá que hacerles que esa etiqueta negativa que le han puesto pase a ser positiva.

La PNL permite a los padres, madres o profesores, enseñarle a ese niño dónde le es útil lo que hace y dónde no, en ningún momento se califica de “bueno” o “malo”. Se les cambia la etiqueta de negativo, porque es algo que al niñ@ le sirve para algo y, una vez que ya lo hemos visto, hay que conocer qué cosas debemos seguir educando en el niño. Tenemos que entrenar día a día a nuestros hijos a adquirir habilidades y capacidades y. Y si no les entrenamos no podrán hacer cosas nuevas o diferentes.

  1. ¿Se cumple entonces que si los etiquetas se refuerza más ese comportamiento?

Sí, una de las epidemias que estos últimos años se está extendiendo parece ser el TDH. Para mí, decirle a un niño “eres TDH” les impide cambiar porque se les está diciendo “eres”, o sea, que lo tienen en su ser.

  1. Pero hay padres que lo viven realmente, que se lo han diagnosticado a sus hijos, que les han recetado pastillas.

Si a  alguien le diagnostican TDH o TDAH, los padres pueden hacer caso de todo lo que les dicen o bien pueden pensar que sí, pero que también hay un tipo de cosas que están pasando y quizá ellos como padres lo tienen que trabajar con el hijo o hija. Claro que hay que hacer caso de los profesionales pero si a mí me dicen que a mi hijo le tengo que medicar, yo me lo pensaré, porque quizá una de las consecuencias de la medicación es que no se puede desarrollar el carácter del todo. Yo tendré que enseñarle a vivir en el mundo. La etiqueta no ayuda a que el niño aprenda con su forma de ser, que es su “normalidad”, a adaptarse al mundo en el que vivimos.

  1. ¿Y en qué pueden ayudar los padres?

Hay cosas que ellos pueden trabajar para que eso que hace el niño se le vuelva en positivo. Se debe trabajar desde todos los entornos: su cuerpo, el comportamiento. Lo primero es la alimentación, porque si está muy nervioso el sistema nervioso estará muy alterado. Vivimos en una sociedad que no hace una alimentación  sana y adecuada para el sistema nervioso. Se usa demasiado el azúcar blanco, los activos, que provocan que acabemos con las vitaminas del grupo B y los minerales encargados de hacer una buena transmisión nerviosa, como el magnesio. Si se tiene déficit de todo se altera el sistema nervioso y así es difícil parar.

Otro foco de déficit de atención es la visión: cambios en la lateralidad, vista doble, ver colores encima de las letras, dificultad al enfocar… Si les cuesta enfocar, por ejemplo, centran toda su atención en eso y no escuchan a la profesora o a los padres en ese momento. Por eso hay que ser consciente de esas cosas e ir descartando por si hay que trabajar algún aspecto de su cuerpo.

También podemos ver qué hace ese niño y cuáles son las pautas que necesita. En cada caso es diferente la necesidad biológica de descanso cerebral. Además hay que mirar el entorno. Respecto a la medicación, en vez de darle una fuerte se le puede dar una natural, homeopatía, fitoterapia, y con una dieta adecuada.

  1. ¿Has tenido algún caso de este tipo, de un diagnóstico por TDAH que siguiera estas recomendaciones?

Sí. Y con estas pautas les ha ido muy bien. La medicación es homeopatía y fitoterapia y hay un trabajo continuo de los padres. Los padres deben estar muy pendientes e ir haciendo cambios si no funciona y contar con profesionales que aconsejen. La solución está en aceptar que tu hijo es normal, aunque a mi me gusta más hablar de la totalidad; que tiene cosas maravillosas que le harán ser diferente en el mundo y serán las que usará en su vida. Como padre tienes que descubrirlas, aunque no se sepa cuánto tiempo va a durar. Con cursos de PNL para padres se pueden tener claros los objetivos, no desanimarte, darte cuenta de cuándo se debe entrenar, cuándo hay que patrocinar a tu hijo, protegerlo, etc.

  1. También estos últimos años ha habido una proliferación de recomendaciones y cursos para los padres y madres para que sepan educar a sus hij@s. ¿Qué pasa con esta generación, que no sabemos educar?

El resultado de lo que tenemos ahora es lo que hicieron nuestros padres y nuestros abuelos. Para cambiar esta sociedad hay que cambiar lo que llevamos arrastrando, por eso es necesario el cambio y la gente va a tantos cursos crecimiento. Y está claro que el “NO” no funciona, las normas las dicta una persona, las etiquetas no funcionan…

  1. Pero a la generación nuestra el “NO” de nuestros padres sí nos funcionó, porque ellos conseguían, en general, que hiciéramos las cosas a la primera. Da la sensación de que antes a los niñ@s no se les repetía tanto las cosas.

Pues está muy bien que nuestros hijos nos hayan hecho cambiar. Antes había un patrón y había que cumplir el patrón, o se decía a los niños “no seas así”. Pero eso ha afectado a los adultos que somos ahora porque suponía que no aceptaban cómo éramos. Y a muchos adultos de ahora les ha costado muchos años de su vida sacarse de encima esa etiqueta de “no seas así”, “no seas diferente a los demás” o “tienes que ser igual”. Lo que en aquel momento quizá funcionó a los padres de la anterior generación no ha provocado que esta sociedad funcione bien, esta sociedad no está funcionando. O hacemos una sociedad de niños más creativos, de niños que saquen de sí mismos lo que pueden aportar basado en la experiencia y no sólo en el conocimiento, o estaremos siempre en la misma rueda. Porque la gente ahora no encontramos solución a los problemas porque no nos han dejado ser creativos, nos cortaron las alas de la creatividad. Pensar en cosas diferentes les resulta un mundo para los adultos. El reto está ahora con nuestros niños. Debemos darles los recursos a ellos para que puedan cambiar este mundo. En resumen la PNLnos ayuda a:

- Fijarnos objetivos claros.

- Cambiar aquello que depende de nosotros.

- Buscar nuestra excelencia.

- Y, con todo eso, hacer más excelentes a los que tenemos al lado.

Mayte Galiana imparte clases de PNL y escuela de padres en Espai Integratiu, telf. 972 334 966 / 655 677 957 (email: info@espai-integratiu.com) http://espai-integratiu.com/

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.