Blog Familiar:Consejos de madres y padres

Las rabietas en los niños

¿Qué padre o madre no ha tenido que sufrir alguna rabieta en sus hijos? Si eres uno de ellos, eres afortunad@. Si no, lee algunos consejos de otros padres para frenarlas:

1. “Es complicado controlar las rabietas de nuestra hija, y no siempre se acaba evitándolas o poniéndoles fin, pero intentamos tres cosas: evitar situaciones que pueden ocasionarlas (por ejemplo, cuando está cansada buscamos estrategias, tenemos más paciencia); intentar mantener la calma en situaciones difíciles y probar con el humor (por ejemplo, descolocando la situación con frases tipo: ¿sabes que hoy he visto un perro azul por la calle? Si quieres te lo cuento. Y luego le explico que no llevaba las gafas y me he dado cuenta al final, por ejemplo)”.

A veces hay que desviar la atención de los niños para evitar la rabieta

A veces hay que desviar la atención de los niños para evitar la rabieta

2. “Cuando a veces se niega a comer intento cambiar la tensión de la situación y apelar al humor. Por ejemplo, le digo: “Qué raro que no quieras comer, si estos días lo has hecho muy bien. ¡Ah, ya sé!, te ha picado el pajarito de notengoganasdecomerparacrecer, ¿a que sí?”, y así a veces con las risas destensamos la situación”.

3. “Muchas veces con nuestra hija nos cuesta controlar sus rabietas, así que intentamos entrar por la tangente para aplacarlas. Cuando estalla en una de ellas le preguntamos qué le ocurre, si está cansada, enfadada, si le ha pasado algo en el cole. Es difícil porque en ocasiones nos grita, nos llama tontos o cosas peores o nos da patadas o golpea las puertas, pero intentamos mantener la calma, decirle que así no se consiguen las cosas, e incluso apartarnos de la situación para que no nos saque de los nervios. A veces está mucho rato así, pero mantenemos la situación como podemos. Usamos cuentos para explicarle cómo se resuelven los problemas (sin gritar, ni pegar, etc) sino pidiendo bien las cosas y conformándose a veces si no se pueden conseguir. Es difícil”.

4. “Una vez leí que es mejor no etiquetar a los niñ@s, así que intento que no se me escapen adjetivos negativos, como desobediente, malo, tremendo, etc. Intento darle la vuelta a la situación, le digo: ¿Cómo ha ocurrido? Con lo obediente que eres tú siempre (en general es así). Se te debe haber pasado esta vez, porque yo sé que vas a obedecer con lo que te digo, porque tú eres siempre muy bueno…. Suele funcionar, porque poco a poco se le pasa, se va poniendo más alegre y me hace más caso, además le animo”.

5. “Sé cuál es la teoría de cómo enfrentar las rabietas, pero la práctica depende de los estados de ánimo, el tiempo del que se dispone, cómo sea la rabieta y más. Nosotros intentamos:

  1. Que cuando nos pide algo llorando nuestra hija consiga calmarse y pedirlo sin lloriquear cuando le decimos que no puede ser.
  2. Que nos cuente qué le pasa, si tan importante es aquello que quiere.
  3. Si no puede ser,  proponerle otras cosas (jugar a otra cosa, coger otro juguete, comprar aquello que quiere otro día o pedirlo para su cumpleaños).
  4. Intentamos desviar la atención del problema con otras cosas, o algo de humor, etc”.

6. “En nuestro caso nuestra hija es bastante cabezona, y más cuando está cansada. A veces quiere ir al parque y llevarse dos muñecas preferidas que tiene, entonces si le decimos que no puede ser montará “el gran pollo” con lloros, gritos y pataletas así que le hablamos en plan manual “si lloras no te entiendo, si gritas no sé qué quieres… y cuando dejes de llorar te atenderé”. Al final se le acaba pasando y entonces le decimos: Qué guapa estás cuando no te enfadas”.

7. “Antes lo pasaba muy mal con las rabietas de mi hijo. Ahora intento tranquilizarme, cuando se enfada le dejo un rato para que poco a poco vaya calmándose. Entonces le abrazo e intento hablar con él sobre lo que ha pasado, porqué ha ocurrido y cómo ha reaccionado él. También le pregunto cuál hubiera sido la mejor opción, antes de montar el espectáculo. Lo que también me funciona muy bien es lo de contar, si hay que hacer algo rápido les digo que contaré hasta 10, por ejemplo, y si no lo hacen no verán la TV o no habrá cuento antes de dormir, y suele funcionar”.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.