Blog Familiar:Es la hora de los consejos... si los necesitas

¿Hay que ayudar a los niñ@s con los deberes?

A las puertas de los colegios, en las reuniones de maestros y padres, en encuentros con otros padres la pregunta de si hay que ayudar a los niños a hacer los deberes es un tema a la orden del día. Si es bueno para ellos o no.

Uno de los secretos en los estudios de los hij@s es la motivación. José Antonio Marina, pedagogo, filósofo y ensayista español propone el efecto Tom Sawyer para aquellos niñ@s que tienden a dispersarse o en aquellas asignaturas que les son pesadas: “Se trata de intentar cambiar el significado de lo que está haciendo. Por ejemplo un niño que es incapaz de leer, si le pones una especie de competición con él mismo, a ver cuántas líneas lees en dos minutos, venga, que te cronometro, el niño ya está en otra tarea, ya se le ha olvidado que está leyendo. Lo que no se le ha olvidado es que a ver si lee más que en la vez anterior”.

Una buena dosis de sentido común nos puede ayudar a saber cómo ayudarles. Además, Ofertafamiliar.com os propone algunos consejos para cuando decidáis echar una mano a vuestros hij@s con los deberes:

Consejos a la hora de hacer los deberes

A la hora de hacer los deberes, los padres deben decidir cómo ayudar a su hijo

1. Depende del caso. Hay niñ@s que son muy autónomos, que parecen no necesitar ayuda; otros a veces precisan que les echemos una mano. Lo primero es aceptar cómo son nuestros hijos. Si necesitan ayuda con los deberes podemos ir dándoles un poco para que cojan confianza y acaben, poco a poco necesitándonos menos.

2. Sobre todo, ayudarles sí, pero no hacerles los deberes. Hay que resistirse a la tentación de perfeccionarles, por ejemplo, un trabajo importante que les piden en el colegio. La nota debe ser suya, no de los padres.

3. Cabe recordar que a veces ayudarles a hacer los deberes es una oportunidad para que reciban atención personalizada por nuestra parte, y eso siempre es beneficioso.

4. Una forma de pasar tiempo con ellos. El rato que estamos ayudándoles o guiándoles es una oportunidad de estar con ellos, ¿por qué no aprovecharlo?

5. Confiar. Podemos mostrarles que confiamos en ellos ayudándoles a que solucionen, por ejemplo, problemas de matemáticas pensando por ellos mismos. Esto les servirá en su autoestima.

6. A veces, entre el trabajo de la casa, la cena, otros hermanos en el caso de familias numerosas, los padres y madres tienden a impacientarse si sus hij@s no logran memorizar o no les salen los deberes. Es comprensible que a veces los padres estén estresados pero hay que intentar tener paciencia en esos momentos.

7. Mejor decirles: “Hoy no puedo ayudarte o me pondré contigo más tarde y revisamos juntos los deberes” si es que en ese momento se está muy ocupado que decir: “Con la faena que tengo o yo a tu edad me espabilaba solo/a”.

8. Si el niñ@ tiene muchos deberes, es preferible aconsejarle que acabe primero los más importantes y si no puede terminarlos todos que se lo diga a la maestra. Es bueno que ellos mismos sean comunicativos con los maestros.

9. Control de tareas. Mejor no preguntarles siempre si tienen deberes, deben aprender a responsabilizarse y organizarse ellos mismos. Tampoco ignorar totalmente su desarrollo como estudiantes.

10. Entre todos podéis hacer operaciones rápidas en el día a día, cuando vayáis a comprar, escribir la lista de la compra (que la hagan ellos), leer los letreros, etc.

11. Darles seguridad en los exámenes, animarles y decirles que son capaces de superarlos “como siempre han hecho”. Sólo de manera ocasional “asustarlos” un poco para que estudien. No darle tanta importancia a la nota como al hecho de que aprender es bueno para ellos, les servirá en la vida y su trabajo.

12. Hay que intentar que vayan leyendo poco a poco, leer les permitirá analizar mejor los textos y enunciados, llegar a conclusiones y asimilar mejor la información.

13. Si tenéis algún momento de tensión porque se os ha acabado la paciencia, no os culpéis como padres, tratad de calmaros y pedirles perdón si habéis elevado un poco el tono de voz en algún momento.

Ante todo, la decisión última es de los padres. Si consideráis que es mejor que él se organice y acabe haciendo los deberes sin ayuda, podéis ir preparándole gradualmente a ser responsable. En cualquier caso, recordad siempre que cada niñ@ es único, y hay que valorar sus esfuerzos y sus capacidades y saber hasta dónde puede llegar.

Cristina González

Ofertafamiliar.com

Fuentes:

Propias, José Antonio Marina (web) y “Prevenir el fracaso escolar desde casa”, Ramon Casals (2011, Ed. Grao).

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.