Aplicaciones infantiles para aprender inglés

¿Tenéis dudas sobre qué saben vuestros hijos de inglés? Practicad con ellos aprendiendo idiomas con las siguientes aplicaciones que Ofertafamiliar.com ha buscado para vosotros.

Candy Count.  Aplicación para que los niñ@s aprendan los colores y los números en inglés. Utiliza los caramelos para motivar a los pequeños, cosa que les ayudará a conseguir sus objetivos de aprendizaje. Esta app es gratis para iPhone y iPad.

Las aplicaciones para aprender inglés enseñarán vocabulario
Las aplicaciones para aprender inglés enseñarán vocabulario

Vocca Letters. Aplicación gratuita y con gráficos en 3D que ayudará a tus hij@s a aprender letras. Para jugar en inglés, francés y castellano. Contiene 4 juegos:

1. Juego de cartas de letras. Permite aprender el abecedario asociando letras a objetos que empiezan por su grafía.
2.Adivina objetos. Se debe asociar objetos con sus letras y palabras.
3. Superpuzzle, en el que se deberá acertar, a la vez, la letra, el objeto correspondiente y su palabra.
4. Quiz, donde se deberá seleccionar el objeto perteneciente a las palabras que aparecen.

First Words Colors. Permite aprender a memorizar y escribir las palabras de los colores en inglés. Además, se potencia la pronunciación tanto de las letras en inglés como de las palabras, ya que mientras éstas se forman el juego las pronuncia. Disponible para Android y se descarga en google play gratis.

ABC Go. Os servirá para que vuestros hij@s aprendan palabras en inglés relacionadas con los medios de transporte. Permite retocar fotografías, conocer vocabulario nuevo y su definición y ver pequeños vídeos sobre vehículos. La aplicación cuesta 2,69 € y está disponible para iPhone y iPad.

ABC Wildlife. Os permitirá conocer más de 80 palabras de animales en inglés, además de visualizar dibujos, escuchar sus sonidos y ver vídeos (más de 100) y juegos interactivos. La aplicación cuesta 2,69 € y está disponible para iPhone y iPad. Podéis completar la serie con: ABC Bugs, ABC Aquarium, ABC Music, ABC Farm, entre otros.

Kids Learn Sight Words. Os servirá para que los niños escuchen las palabras, practiquen escribiéndolas, reconozcan las letras, graben las palabras pronunciadas y aprendan a utilizarlas en las actividades. Su precio en itunes es de 1,79 € y es para iphone y ipad.

Pilli Pop. Con un premio en su haber, el “Parents Choice Awards” a la mejor aplicación para niñ@s, este juego educativo ayuda en la pronunciación del inglés de los pequeños (a partir de 6 años) a través de un sistema que reconoce su voz. En todas las pantallas que integra la aplicación, el niño podrá practicar en el habla y la escucha, y sus progresos se van guardando en una libreta que después puede repasar; además, los padres reciben un informe mensual con su evolución. Cada nivel se sitúa en un país. Su objetivo es proporcionar al menor la confianza para hablar y practicar el inglés. Vídeo demostración.

Wood Puzzles Collection. Ideal para asimilar nuevo vocabulario en inglés (a partir de 4 años). Se desarrolla a través de de puzzles y permite conocer nombres de medios de transporte, lugares, letras, animales y profesiones. Contiene escenas del abecedario, el océano, África, bomberos, el parque, el museo, el circo y transportes terrestres y marítimos. El aprendizaje se consigue cuando los niñ@s consiguen completar un puzzle, es entonces cuando aparece la imagen y su palabra correspondiente, además incluyen sonidos y pronunciación en inglés. Gratuita y disponible para iPhone y iPad.

EF English First High Flyers Vocab Game for Learning English. Como la aplicación anterior, servirá a los pequeñ@s a partir de 4 años para aprender vocabulario en inglés, su pronunciación y su escritura. Es una extensión del sistema Efekta TM de EF para el aprendizaje de idiomas en clase o en casa. Tiene 20 niveles de aprendizaje. Es gratuito y compatible con iPad, requiere iOS 4.3 o posterior.

MeeGenius es una aplicación para niñ@s de 0 a 8 años indicada para escuchar cuentos en inglés mientras se aprende ese idioma. Además, permite a los padres leer las fábulas a sus hij@s, con lo que los adultos también practicarán en el aprendizaje del idioma. Los padres e hij@s podéis crear una biblioteca personalizada con vuestros libros preferidos. Está disponible para smartphones con sistema Android e iOS y es gratuita.

Read Me Stories. Aplicación para leer y comentar en inglés un libro nuevo cada día a tus hij@s. Contiene infinidad de historias originales, entre ellas la de “Tuffy’s First Adventure”, un pony que le enseñará cómo hacer nuevos amigos entre otras historias.

PlayTales Gold. Plataforma de libros infantiles. Permite diferentes posibilidades de reproducción: autoplay (cuento leído por un narrador y con efectos visuales y sonoros), readme (cuento leído por un narrador donde el niñ@ debe actuar los efectos visuales y de sonido tocando la pantalla), read myself (el cuento se desarrolla sin la lectura paralela del narrador y los efectos que acompañan al cuento deben activarse tocando la pantalla).

Cada semana incorporan nuevos títulos. Contiene cuentos de Pocoyó, Mi primer día en el colegio, Marina y la luz, Una noche en el zoo, entre otros muchos. Tiene una versión de prueba gratuita durante 7 días.

 

Aplicación española con historia en inglés
Aplicación de Liberto y el monstruo, con historias para tus hij@s

Liberto y el monstruoCuento interactivo donde un duende y sus amigos peluches vivirán una aventura en el Reino Esmeralda con tus hijos. En él se ensalzan los valores de la amistad y el respeto a aquellos que son diferentes. Permite a los niñ@s escuchar el cuento, leerlo por ellos mismos o las dos cosas al tiempo, además de participar en los mini juegos que se incluyen (a partir de 4 años). En castellano e inglés, contiene 12 juegos y está disponible en itunes a un precio de 2,69 € Compatible con iPad. Requiere iOS 4.3 o posterior.

Aplicaciones educativas para vuestros hij@s

Aplicaciones educativas

El verano puede ser muy largo, tanto para los padres que trabajáis como para aquellos que os quedáis al cuidado de vuestros retoños los más o menos 80 días que duran las vacaciones estivales. Y a veces, un fin de semana de mal tiempo en casa también puede parecer muy largo.

Aplicaciones educativas
Existen aplicaciones que ayudarán a tus hij@s a ponerse al día con los estudios

Como sabemos que os irá bien disponer de todo tipo de recursos para cuidar y entretener a vuestros hij@s, aquí os dejamos algunas aplicaciones educativas que os pueden ayudar a refrescarles la memoria sobre los contenidos del cole:

Dr. Panda: Aprende con los animales. Juego para los más pequeños para aprender y recordar los números. En esta aplicación los niñ@s deben ir completando pantallas diferentes en las que Panda va pasando, como en una selva, el Polo Norte o una granja. En los escenarios aparecen diferentes animales y minijuegos de medidas, colores, diferencias, puzzles y para aprender a contar. En español, inglés y otros idiomas. Los dibujos y escenarios son muy apropiados para las edades establecidas. Aquí tenéis un vídeo de demostración.

El tren de las matemáticas de Lola. Para niñ@s de 3 a 7 años, donde una panda llamada Lola viaja con su tren al mundo de los números, que enseña a los pequeños. A parte de a contar, la aplicación les enseña a asimilar las matemáticas, sumar, restar y otros minicálculos en 19 minijuegos divertidos y educativos con 3 niveles. Al principio Lola inicia el viaje en tren, tratando de superar algunos obstáculos mientras resuelve dilemas matemáticos para incorporar a sus amigos en el transporte. Destaca el hecho que incorpore instrucciones habladas para aquellos que no saben leer o aquellos que les cuesta más hacerlo y que no limita el tiempo de respuesta de los más pequeños. Mirad el vídeo si queréis ver cómo va.

Kit Preescolar (Preschool Kit). Para niñ@s de 2 a 6 años. Con versión gratuita y de pago, se centra en diferentes áreas para enseñar a los más pequeños: la Pizarra, para ayudar a desarrollar la capacidad de trazar líneas y dibujos; las formas geométricas, para aprender cómo son el cuadrado y el círculo (versión gratuita), los colores y los conceptos “grande” y “pequeño” de estas formas geométricas. Otra de las áreas es la de los números del 0 al 9 con la opción de hacer sumas y restas para la versión de pago y el abecedario, para asimilar todas las letras en diferentes tipos de letra o bien crear sílabas y palabras. Vídeo.

Contar caramelo. Para aprender los colores y números. Ayuda a los pequeños a asimilar bien los colores, contar y ordenar de forma motivadora para ellos, ya que a medida que consigue resolver los problemas que se le plantean unas estrellas felicitan y anima al jugador por las soluciones correctas. El juego se desarrolla mediante bolsas y caramelos de diferentes colores.

Dr. Pine aprende Números. Para conocer los números del 0 al 10, practicar cómo escribirlos, ver el nombre y escuchar cómo se pronuncian. Un puercoespín, Pino, ayuda a los niñ@s en esta aventura de cifras numéricas que van apareciendo en una pizarra, para simular la escritura de los números en el colegio.

Conejo en casa. Para niñ@s de 3 a 6 años, juego donde un conejo azul enseña a los más pequeños a través de 10 mini-juegos educativos las formas, los colores, las letras, los números y el reconocimiento de los objetos que el conejo tiene en su casa. Incluye juego de colores, de tamaños, de diferencias, de memoria, de contar objetos, de formas y puzzles.

Patrones (Patterns). Aplicación para menores de 3 a 5 años que potencia el trabajo con series lógicas (las secuencias lógicas de las series, en concreto). El juego permite al niñ@ elegir al personaje que desee añadiendo su propia foto y a los padres les permite consultar cuánto tiempo han jugado cada uno de los participantes, el número de partidas y los retos conseguidos por los pequeños a través de las cinco pantallas del juego. El precio es de 3,59 euros.

Brain Pop. Aplicación para niñ@s de 7 años que contiene cortas películas animadas sobre variadas materias educativas. Tiene animaciones de unos 3 minutos, comprensibles y con gráficos, mapas y audios. Las mini películas son sobre ciencia, matemáticas, ciencias sociales, salud, tecnología, arte y música e idiomas.

Energy for Life. Para niñ@s a partir de los 6 años para enseñar a los peques aspectos del cuerpo humano, como los sistemas que aportan energía: el sistema digestivo, el sistema respiratorio y el sistema circulatorio. Está disponible en inglés y español y su desarrollo está supervisada por profesionales de la educación y la medicina. Su precio por la aplicación completa es de 2,69 euros pero tiene versión gratuita reducida.

El milagro de la vida. Para niñ@s de a partir de 12 años. Explica de forma amena y entretenida los secretos de la fecundación (un viaje en el que los espermatozoides deberán superar los obstáculos para llegar al óvulo), la gestación (se observan los cambios y evolución del feto hasta su nacimiento) y el crecimiento (ameno recorrido por las etapas que transcurren desde la infancia hasta la niñez) . Contiene dibujos interactivos, juegos y animaciones. En castellano e inglés. 

Ofertafamiliar.com

¿Son buenas las tabletas para los niñ@s?

Los padres comienzan a preguntarse si los dispositivos táctiles pueden afectar a sus hijos

En las pasadas Navidades, los Reyes Magos y Papa Noel se acordaron muy bien de lo que más deseaban algunos niñ@s y les trajeron las llamadas tabletas inteligentes. Fueron el regalo estrella de las fiestas.

Ya comienzan a aparecer estudios sobre el uso de las tablets y smarthphones en los niñ@s
Ya comienzan a aparecer estudios sobre el uso de las tablets y smarthphones en los niñ@s

Sin embargo, con el tiempo y unos meses después de su uso, muchos padres se preguntan si las tablets y los teléfonos inteligentes (smarthphones) son adecuados para sus hij@s. El hecho de que haga unos pocos años que estos dispositivos se han introducido en el mercado supone que todavía no haya una suficiente evidencia científica de si éstos provocan algún perjuicio en el desarrollo psicológico y emocional de los menores. Un informe científico riguroso requiere de al menos tres años de estudio para establecer conclusiones fundadas, mientras que los dispositivos táctiles empezaron a generalizarse hace dos años.

Aunque sí existen enunciados a destacar. Los neurólogos pediátricos e investigadores sostienen que las tabletas son diferentes de la televisión y los videojuegos en algunos aspectos. Según Daniel Anderson, profesor emérito de Psicología en la Universidad de Massachussets, un niño mira distintos puntos de una pantalla de televisión y puede desviar la mirada unas 150 veces en una hora. Así, mientras en la pantalla de TV los niñ@s tienen problemas para saber dónde tienen que mirar, una aplicación de una tableta “es más interesante”, ya que el lugar de la pantalla donde se fija el menor coincide con el lugar de la acción. Ésta es una de las conclusiones a las que ha llegado Ben Worthen, periodista de The Wall Street Journal, durante sus entrevistas con expertos en psicología infantil y neurólogos.

Según los expertos, muchos niñ@s que usan las tabletas entran en un “estado de trance” parecido a la concentración a la que se someten cuando los niñ@s juegan a construcciones. Pero existe una diferencia sutil entre uno y otro entretenimiento, en las construcciones el niñ@ decide cuándo ésta se termina, pero en las tabletas son las aplicaciones las que establecen cuándo la tarea se ha completado correctamente. Los investigadores dicen que no está claro si esta diferencia tiene algún impacto en un niño.

Otra diferencia entre tabletas o smartphones y TV o videojuegos es que, mientras un niño de entre 1 y 3 años necesita de la intermediación de un adulto para poder jugar al videojuego o ver la TV (cambiar los canales, ayudarle con los mandos, etc.), en las tabletas un menor es capaz de buscar los juegos y aplicaciones o los vídeos él sólo con un dedo.

Las tabletas sí ayudan a aprender pero… 

La fijación atenta en un punto de la pantalla en las tabletas es lo que puede ayudar a los niñ@s a aprender. Existen aplicaciones cuyo objetivo es mejorar el vocabulario en los más pequeños y los informes establecen que consiguen mejoras en el aprendizaje en porcentajes del 17 al 27%. En Chile, el proyecto Enlaces puesto en marcha por el Centro de Educación y Tecnología del Ministerio de Educación ha permitido el trabajo en clase con tabletas. El proyecto piloto ha mostrado que con los dispositivos se han fortalecido habilidades sociales, cognitivas y tecnológicas, como el trabajo colaborativo, la autonomía, la resolución de conflictos y la metacognición.

En España, especialistas en Pedagogía e implantación de la tecnología en el aula como Diego Redondo defienden la incorporación de los conocimientos digitales en las clases. “Los niños empiezan su camino hacia la inserción laboral desde que llegan a la escuela, de ahí la importancia de implantarlos desde el primer momento. Además, los alumnos demandan cada vez más la tecnología en el aula ya que es una parte fundamental de su día a día. La tecnología ha ido evolucionando: antes el alumno podía crear y construir, y ahora el alumno también puede participar, colaborar y compartir”, señalaba Redondo en la mesa redonda sobre Tecnología al servicio de la Educación celebrada en la Feria del Libro de Madrid. Eso sí, los defensores de las nuevas tecnologías en el aula coinciden en que éstas deben ir acompañadas de un proyecto educativo y de la alfabetización de familias y profesores.

Sin embargo, en los hogares la responsabilidad y la atención recae en los padres. Los psicólogos sostienen que algunas aplicaciones para los niños están diseñadas para estimular la comunicación de dopamina, un neurotransmisor responsable de las sensaciones placenteras, involucrada en la coordinación de los movimientos musculares, en la toma de decisiones y en la regulación del aprendizaje y la memoria. Éstas alientan al niño para seguir jugando, por ofrecer recompensas o imágenes emocionantes en momentos impredecibles.

En cualquier caso, y a pesar de que aún no existen evidencias científicas, una tesis sí que parece clara: son los padres quienes deben decidir cuánto tiempo permiten que sus hij@s deslicen sus dedos por las pantallas y se sumergen en el mundo paralelo de la tecnología.

Cristina González

Fuentes: 

«Do toddlers and iPads mix, Boston Children ’s Hospital’ s Pediatric health blog. 

Educación 3.0

Jóvenes y redes sociales, precaución más que miedo

Los estudios demuestran que los adolescentes saben muy bien qué publicar en las redes sociales

Los jóvenes y las redes sociales, ¿qué hay detrás?
Los jóvenes y las redes sociales, ¿qué hay detrás?

Es indiscutible la notoriedad que han adquirido las redes sociales en nuestra sociedad en los últimos años. Estas “comunidades virtuales” que agrupan a personas que se relacionan entre sí y que comparten información e intereses, como las define el estudio Los adolescentes y las redes sociales tiene entre su principal público a los jóvenes. Las más populares son Facebook, con más de 1.060 millones de usuarios en 2013 según la revista merca20.com; Tuenti,  Twitter, y myspace, con unos 30 millones de usuarios según El País.

España se sitúa a la cabeza de Europa en lo que respecta al uso “abusivo” de las redes sociales por parte de los jóvenes, entre los cuales, según un estudio de la UE, un 1,5% de entre 14 y 17 años padece esta adicción.

En enero del 2013, la agencia EFE publicaba que el 21,3 % de los adolescentes españoles está en riesgo de desarrollar una conducta adictiva a Internet debido al uso “abusivo” de las redes sociales.

Aún así, los padres y madres no deben tenerle miedo a Internet y las redes sociales. Si hay niños en casa que ya empiezan a usar las redes, este vídeo puede explicarles que un abuso conlleva riesgos.

En general, según la Fundación Orange (2011), “los jóvenes se relacionan en las redes sociales con sus compañeros de clase, sus amigos, sus parientes… con las mismas personas con las que interactúan en persona a diario. Utilizan esas redes, a las que se conectan varias veces al día como un canal más con el que comunicarse con ese entorno cuando ya no están en los espacios en los que interactúan cara a cara (el colegio, los ambientes de ocio, etc.)”.

Sin embargo, cuando estos jóvenes abren un perfil en Facebook, por ejemplo, ¿conocen todos los mecanismos que hay detrás, adónde va su información y qué derechos adquieren las empresas de esas redes sociales? Aquí van algunos apuntes para ellos y para los padres:

1. La información personal es una moneda de cambio muy valiosa en la sociedad de la información, cuando navegamos dejamos “un rastro” económicamente rentable para las empresas, que conocen nuestros gustos, aficiones, etc.

Y nos pueden ofrecer después productos de interés. En un futuro, se creará “un modelo de predicción de comportamiento”, como señala Lluís Belanche, profesor titular del Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad Politécnica de Catalunya.

2. Según la Guía de recomendaciones de Internet de la Agencia Española de Protección de Datos, muchos servicios de Internet aparentemente gratuitos “se basan en el intercambio o consumo de información personal para acceder a datos como el perfil de navegación, la lista de amigos, o el contenido de los mensajes que el usuario escribe o recibe”.

3. Los “pop-up”: las ventanas adicionales que se abren cuando se visita una Web a veces ocultan un software malicioso.

4. Descarga de archivos: pueden usarse para que se instale en el equipo un software malicioso (que borre datos, ralentice el sistema, robe contraseñas, etc.)

5. El correo electrónico: ojo con los mensajes con ficheros anexos, pueden esconder programas o versiones modificadas.

6. Es positivo conocer el fenómeno del “phising”, en el que se intenta obtener de forma fraudulenta información sensible de una víctima suplantando la identidad de un tercero de confianza.

7. Se ha de ser muy cuidadoso con la reproducción de imágenes y vídeos de otras personas por Internet, la difusión debe estar autorizada por aquellos que aparecen en las imágenes.

8. No se deben etiquetar las imágenes volcadas en las redes sociales con la identidad real de los protagonistas sin su consentimiento.

9. Los menores no deben compartir o facilitar información, ni intercambiar fotografías con personas desconocidas.

10. Si el niñ@ es menor de 14 años se necesita del consentimiento de madres, padres o tutores legales para que se puedan tratar sus datos. 

Qué hacer

1. Se debe utilizar un software antivirus y de seguridad específicos.
2. Se actualizará periódicamente el software antivirus.
3. Deberá evitarse acceder a los sitios Web a través de enlaces incluidos en mensajes de correo electrónico o en sitios Web de terceros en los que no confiemos.
4. Se borrarán del equipo periódicamente los archivos temporales y las “cookies”
5. La descarga de archivos debe hacerse desde páginas Web de confianza.
6. Para el acceso a las cuentas de correo la contraseña debe ser una combinación de números y letras y debe ser cambiada al menos una vez al año.
7. Cuidado con reenviar mensajes que ya contienen otras direcciones, ya que se está revelando las direcciones de otros y éstas son privadas.
8. Se debe configurar adecuadamente el grado de privacidad del perfil de usuario en la red social. Es importante leerse las “instrucciones” en la medida de lo posible.
9. Sólo se debe aceptar a aquellas personas conocidas o con las que se mantiene alguna relación previa.
10. No es aconsejable publicar en el perfil información de contacto que permita ubicarnos físicamente.
11. También es muy conveniente emplear diferentes nombres de usuario y contraseñas para entrar en las distintas redes sociales.
12. Se debe verificar la información legal, las políticas de privacidad de las redes sociales y los sitios de Internet que utiliza el niño. 

A pesar de todos los riesgos de Internet y las redes sociales, y más allá de las ideas preconcebidas de que los jóvenes muestran demasiado de si mismos en las redes sociales, los estudios muestran que en la gran mayoría no es así.

Como concluye el Informe de Rosalía Winocur, Transformaciones en el espacio público y privado: “Los jóvenes admiten que tienen necesidad de mostrarse en la Red, pero no reconocen que eso signifique exhibir o violentar su intimidad”. Esto es un aviso a los padres, antes de alarmarse, deben confiar en sus hijos.

Cristina González