El estrés y los niñ@s, ayuda a reducirlo

Los expertos mencionan que a veces no es fácil ver el estrés en los niñ@s. Lo que a los padres les puede parecer un cambio en la conducta de sus hij@s, quizá para peor (mal comportamiento, cambio en el sueño o mojar la cama por la noche) en realidad puede esconder una etapa de nervios y estrés.

Las causas pueden variar: una separación, el fallecimiento de algún familiar, un cambio de colegio o simplemente tener demasiadas actividades programadas. En ocasiones, una errónea gestión del día a día puede llevar a una situación algo tensa en los hijos y los padres, como un horario poco concreto de los tiempos y del ocio en familia.

¿Qué se puede hacer para reducir o evitar el estrés en los niñ@s?

Masajes relajantes. Es bien sabido por las madres y padres que los masajes en los bebés son muy positivos para ellos. Si son bebés (y se dejan) aprovechad para hacerles masajes después del baño. Y si son más mayores buscad momentos para estar con ellos y masajearlos, les encantará.

Actividad física contra el estrés. Un estudio entre 258 niños y niñas demostró que aquellos que realizaban alguna actividad física eran capaces de gestionar mejor el estrés bajo situaciones estresantes.

No intentéis ser perfectos como padres, ni que sean perfectos como hij@s. En la vida en familia y con las exigencias de hoy en día en nuestra sociedad, que las madres y padres sean perfectos está a la orden del día. Tenedlo en cuenta cuando os exijáis demasiado y les exijáis demasiado a vuestros hij@s.

Pasar tiempo con ellos, en la naturaleza, os vendrá bien a tod@s
Pasar tiempo con ellos, en la naturaleza, os vendrá bien a tod@s

Estar con ellos. Es importante que tengáis momentos en el día o la semana para estar con ellos, escuchadles. Desconectar los móviles y la televisión y estad sólo por ellos, sentados o tumbados en el sofá o en su cama. Ellos también aprenderán a “desconectar” de todos los estímulos externos.
Pensad en el horario del día a día. A veces basta con cambiar la hora del baño o avanzar la hora de la cena o de irse a dormir para que los niñ@s están más tranquil@s. Probad cambios.

Silencio. En casa parece que siempre hay ruidos (de consolas, de la TV, de conversaciones con tono elevado, de música, etc.). De vez en cuando intentad que haya silencio, no habléis durante un rato, es bueno que se acostumbren al silencio.

Aburrirse. En la medida de lo posible, de vez en cuando no les propongáis hacer cosas, que sean ellos los que aprendan a “aburrirse y no dramatizar por eso”. En la vida habrá momentos de tedio y hay que saber gestionarlos. Proponedles, por ejemplo, que observen una hormiga sin nada más que hacer, o el vuelo de los pájaros por la ventana.

Actividades extraescolares. Hay niñ@s que están encantados con realizar más de dos actividades extraescolares a la semana y hay otr@s que es mejor que hagan sólo una o dos. Los progenitores podéis conversar sobre qué es mejor para ellos y si los veis con estrés reducid algunas actividades o responsabilidades.

La naturaleza, una fuente que libera tensiones. Planead de vez en cuando una excursión al bosque, a pescar al río, a un lago, a la playa (fuera de la época veraniega). La conexión con la naturaleza siempre será un pequeño paraíso de paz en el devenir del día a día. Aquí tenéis una guía de parques naturales protegidos.

Cómo habláis vosotros. Lejos de responsabilizaros a vosotros, os aconsejamos que, en algunos casos, midáis (si podéis) vuestras palabras. Cuando tenéis problemas (económicos, en el trabajo, de enfermedades familiares, etc.) podéis intentar no dramatizar sobre ellos cuando los niñ@s están delante. Eso os ayudará a vosotr@s como padres y puede hacer que vuestros hij@s no los vean como grandes problemas. Y lo mismo ocurre con las noticias, ojo con qué tipo de programas ven en la TV, son fuente de estrés en niñ@s y adultos.

Cristina González

Fuentes: Propias

The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism

Observatori FAROS Sant Joan de Déu

¿Hay que ayudar a los niñ@s con los deberes?

Consejos a la hora de hacer los deberes

A las puertas de los colegios, en las reuniones de maestros y padres, en encuentros con otros padres la pregunta de si hay que ayudar a los niños a hacer los deberes es un tema a la orden del día. Si es bueno para ellos o no.

Uno de los secretos en los estudios de los hij@s es la motivación. José Antonio Marina, pedagogo, filósofo y ensayista español propone el efecto Tom Sawyer para aquellos niñ@s que tienden a dispersarse o en aquellas asignaturas que les son pesadas: “Se trata de intentar cambiar el significado de lo que está haciendo. Por ejemplo un niño que es incapaz de leer, si le pones una especie de competición con él mismo, a ver cuántas líneas lees en dos minutos, venga, que te cronometro, el niño ya está en otra tarea, ya se le ha olvidado que está leyendo. Lo que no se le ha olvidado es que a ver si lee más que en la vez anterior”.

Una buena dosis de sentido común nos puede ayudar a saber cómo ayudarles. Además, Ofertafamiliar.com os propone algunos consejos para cuando decidáis echar una mano a vuestros hij@s con los deberes:

Consejos a la hora de hacer los deberes
A la hora de hacer los deberes, los padres deben decidir cómo ayudar a su hijo

1. Depende del caso. Hay niñ@s que son muy autónomos, que parecen no necesitar ayuda; otros a veces precisan que les echemos una mano. Lo primero es aceptar cómo son nuestros hijos. Si necesitan ayuda con los deberes podemos ir dándoles un poco para que cojan confianza y acaben, poco a poco necesitándonos menos.

2. Sobre todo, ayudarles sí, pero no hacerles los deberes. Hay que resistirse a la tentación de perfeccionarles, por ejemplo, un trabajo importante que les piden en el colegio. La nota debe ser suya, no de los padres.

3. Cabe recordar que a veces ayudarles a hacer los deberes es una oportunidad para que reciban atención personalizada por nuestra parte, y eso siempre es beneficioso.

4. Una forma de pasar tiempo con ellos. El rato que estamos ayudándoles o guiándoles es una oportunidad de estar con ellos, ¿por qué no aprovecharlo?

5. Confiar. Podemos mostrarles que confiamos en ellos ayudándoles a que solucionen, por ejemplo, problemas de matemáticas pensando por ellos mismos. Esto les servirá en su autoestima.

6. A veces, entre el trabajo de la casa, la cena, otros hermanos en el caso de familias numerosas, los padres y madres tienden a impacientarse si sus hij@s no logran memorizar o no les salen los deberes. Es comprensible que a veces los padres estén estresados pero hay que intentar tener paciencia en esos momentos.

7. Mejor decirles: “Hoy no puedo ayudarte o me pondré contigo más tarde y revisamos juntos los deberes” si es que en ese momento se está muy ocupado que decir: “Con la faena que tengo o yo a tu edad me espabilaba solo/a”.

8. Si el niñ@ tiene muchos deberes, es preferible aconsejarle que acabe primero los más importantes y si no puede terminarlos todos que se lo diga a la maestra. Es bueno que ellos mismos sean comunicativos con los maestros.

9. Control de tareas. Mejor no preguntarles siempre si tienen deberes, deben aprender a responsabilizarse y organizarse ellos mismos. Tampoco ignorar totalmente su desarrollo como estudiantes.

10. Entre todos podéis hacer operaciones rápidas en el día a día, cuando vayáis a comprar, escribir la lista de la compra (que la hagan ellos), leer los letreros, etc.

11. Darles seguridad en los exámenes, animarles y decirles que son capaces de superarlos “como siempre han hecho”. Sólo de manera ocasional “asustarlos” un poco para que estudien. No darle tanta importancia a la nota como al hecho de que aprender es bueno para ellos, les servirá en la vida y su trabajo.

12. Hay que intentar que vayan leyendo poco a poco, leer les permitirá analizar mejor los textos y enunciados, llegar a conclusiones y asimilar mejor la información.

13. Si tenéis algún momento de tensión porque se os ha acabado la paciencia, no os culpéis como padres, tratad de calmaros y pedirles perdón si habéis elevado un poco el tono de voz en algún momento.

Ante todo, la decisión última es de los padres. Si consideráis que es mejor que él se organice y acabe haciendo los deberes sin ayuda, podéis ir preparándole gradualmente a ser responsable. En cualquier caso, recordad siempre que cada niñ@ es único, y hay que valorar sus esfuerzos y sus capacidades y saber hasta dónde puede llegar.

Cristina González

Ofertafamiliar.com

Fuentes:

Propias, José Antonio Marina (web) y “Prevenir el fracaso escolar desde casa”, Ramon Casals (2011, Ed. Grao).

Consejos para el viaje a alguna parte… con niños

Viajar con niñ@s en coche

Qué llevar en tu trayecto para entretener a tus hijos

El trayecto en coche con niñ@s puede verse como una oportunidad de uniros
El trayecto en coche con niñ@s puede verse como una oportunidad de uniros

Preparar las maletas para el destino de vacaciones con niñ@s suele provocar más de un dolor de cabeza a los padres, que deben recordar llevar toodo aquello que necesiten sus retoños para que su estancia en un hotel, camping, apartamento, casa rural o segunda residencia resulte lo más cómoda posible. En el camino, dependiendo de los tipos de familias (con un hij@, dos, o siendo familia numerosa) hay padres que se estresan nada más pensar en cómo conseguirán que sus hijos estén sentados más de una hora en el coche. En Ofertafamiliar.com os proponemos algunas ideas para el trayecto en coche hasta el destino:

Música y audiolibros. Poneos de acuerdo antes de salir de casa con ellos y que elijan algunos CD’s musicales para el viaje. Os servirá para que disfruten más del trayecto y además podéis cantar las canciones juntos.

Libros muy visuales. Existen libros con dibujos llamativos y poca letra (por si se marean) que también os pueden ayudar a que los niñ@s no se aburran durante unos minutos. 

DVD o dispositivo de películas. Una película infantil suele durar entre una hora y media y dos horas, un tiempo importantísimo cuando el viaje es largo o los menores en cuestión aguantan poco tiempo en el coche. Es aconsejable no poner la película o los dibujos nada más iniciar el viaje, mejor dejarla para cuando los niñ@s empiecen a impacientarse en el trayecto.

Preparad una bolsa con sus juguetes preferidos, lápices, libretas para pintar, stickers (suelen funcionar mucho). A veces los niñ@s se aburren de mirar mucho rato la TV en el coche y necesitan de otros estímulos como pintar dibujos o colocar pegatinas.

Comida sana. Podéis aprovechar que l@s niñ@s tienen hambre entre comida y comida para que se beneficien de lo saludable de la fruta. Antes de salir preparad con ellos pequeños recipientes de plástico con tapa llenos de fruta troceada y tenedores de plástico para que vayan picando. En verano la fruta les vendrá bien.

Los juegos de toda la vida en el coche. Antes en los viajes en coche los niñ@s no disponían de tantos recursos como las consolas portátiles, películas, tabletas, etc. Preparaos un repertorio de juegos visuales para hacer durante unos minutos en el coche, por ejemplo: ¿cuántos coches azules veis pasar?¿cuántos camiones o autobuses?¿y caravanas? O vamos a sumar las matrículas de los coches que se ponen delante nuestro. Como premio al ganador podéis llevar algunas mini chocolatinas que les motivarán a intentarlo, pero no se debe abusar del azúcar, eso los estimula. Ofertafamiliar.com ha encontrado una serie de ficheros para hacer ejercicios a los niñ@s mientras viajáis, descubridlos aquí

Los snacks, otro recurso. A veces el viaje ocupa un espacio de tiempo entre comidas en el que los niñ@s parecen nerviosos y dicen tener hambre. Tener preparada una bolsa con, por ejemplo, patatas fritas o frutos secos sin cáscara, puede ayudaros a avanzar en el trayecto sin tener que parar a tomar un tentempié. Eso sí, no conviene abusar, que sea una excepción en el viaje.

Las consolas portátiles o tabletas, poco y bien usadas. Si bien no se debe abusar, disponer de este recurso os ayudará a los padres a estar relajados durante un rato o a concentraros en el trayecto sin tener que pensar en entretener a los niñ@s. Podéis dejárselas cuando falta poco para llegar el destino, así les ayudará a llegar de buen humor y a no desesperarse.

Las siestas. Aprovechar los momentos de sueños de los pequeños es importante, sobre todo para aquellos niñ@s que no pueden estar más de dos horas en el coche o para los bebés que acostumbran a cansarse de estar sentados en la sillita de seguridad. Tenedlo en cuenta cuando planeéis la salida de casa.

Escuchadles. Hablad con ellos. Aprovechad esos momentos en que la familia está junta en un espacio reducido para que os cuenten cosas: cómo ha ido el curso escolar, quiénes son sus mejores amigos y porqué, qué les gusta hacer en vacaciones, qué esperan de las vacaciones, etc. Escuchadles con atención, a veces los niñ@s muy movidos y que no suelen explicar cosas del colegio necesitan de momentos escogidos para “soltar” sus cosas.

Las paradas, un bien para todos. Hoy en día en carretera existen áreas de servicio con instalaciones pensadas también para los niñ@s, que disponen de pequeñas áreas de juego dentro y fuera del local. A veces, parar una horita es mejor que intentar hacer todo el viaje de un tirón, os vendrá bien a todos despejaros y estirar las piernas.

Y sobre todo, antes de salir, recordad si vuestros hij@s necesitan tomar pastillas para el mareo y llevad agua a mano. ¡Feliz viaje y mejor estancia!

Ofertafamiliar.com

En verano, agua y leer

Acostumbrarse a leer en el tiempo libre les ayudará en sus estudios

En verano los niños quieren piscina, playa, sol y arena. ¿Pero qué hay de la lectura por placer? El Consorcio Europeo para la Promoción de la lectura (EU Read) destaca cómo la implicación de las familias es un elemento clave para promover el éxito escolar, y uno de los caminos para ello es mejorar la comprensión lectora.

Compartir tiempo de lectura con vuestros hijos es muy beneficioso para todos
Compartir tiempo de lectura con vuestros hijos es muy beneficioso para todos

Los padres podéis hacer mucho por vuestros hijos si les ayudáis a aprender a leer bien.

Este verano aprovechad los ratos entre todos los momentos libres de vuestros hijos para leer con ellos. Si algo tiene el verano es la pausa del pasar de las horas para los niñ@s. Es muy aconsejable deteneros a mirar los dibujos, vivir las historias y los personajes de los libros. Y para los que tengáis hijos más grandes, parad atención en sus lecturas, que sean ellos los que os expliquen las historias y cómo son los personajes. Ese tiempo con ellos os puede servir además para comunicaros con vuestros hijos y pasar un tiempo con ellos.

Además, si los niñ@s se habitúan a pensar en el verano como un espacio también para dedicar a la lectura adquirirán un hábito que les ayudará en su rendimiento académico en muchos aspectos (mejorará la expresión escrita y oral, la comprensión de textos, mejorará su comunicación, alimentará su imaginación, etc).

 

Cristina González

Los niños y la TV, buenas películas para ver con ellos

Es muy personal elegir qué tipo de películas o dibujos pueden ver tus hijos y las horas que dedican a estar frente la pantalla, pero existen algunos filmes que destacan por sus valores positivos para los pequeños, como son los siguientes, según escribe Maria Lluïsa Ferrerós, psicóloga infantil, en su libro “Enséñale a ver la tele. Guía útil para enseñar a tus hijos a ver la televisión”. El libro es del 2005, así que las películas que han salido después no están incluidas.

Dos niños viendo la TV. Foto: GTres. Fuente: Mujer hoy
Dos niños viendo la TV. Foto: GTres. Fuente: Mujer hoy

Estas películas no basan toda la acción en la dicotomía bueno/malo y contienen aventuras con peripecias variadas o situaciones cotidianas y sus pequeños conflictos:

El libro de la selva

Bichos

Chip y Chop

La Dama y el Vagabundo

Michey

Los Aristogatos

Shrek

Tom y Jerry

El Correcaminos

Atori

Los Pingüinos

Los Teletubbies

Toy Story (I y II)

Las Tres Mellizas

David el Gnomo

Liberad a Willy

Madeleine

Peter Pan

Clasificación de películas por edades para ver con tus hijos

Las aventuras de Mickey y Pato Donald son muy recomendables para los menores
Las aventuras de Mickey y Pato Donald son muy recomendables para los menores

1 año: Programas educativos especializados del tipo: Brain Baby, Baby Einstein, So Smart. Se puede añadir, cómo no: Caillou, Pocoyo y Peppa Pig.

2 años: Canta con nosotros, Magic English, Teletubbies y Pingu. Los Cantajuegos no pueden faltar en esta selección.

3 años: El libro de la Selva, Bichos, Roger Rabbit (de Beatrix Potter), dibujos de Mickey o Pato Donald, Atori, Los tres cerditos, La tortuga y la liebre, La película de Tigger.

4 años: Peter Pan, Los Aristogatos, 101 Dálmatas, Robin Hood, Las Aveturas de Timón y Pumba, Winnie The Pooh, David el Gnomo, algún episodio de Heidi y La Abeja Maya.

5 años: Toy Story (I y II), Fantasía, dibujos de Looney Toons, Oliver y Benji, La Bruja Novata, Las tres mellizas, Doraimon, Epi y Blas, Barrio Sésamo y Todos los perros van al cielo.

6 años: Érase una vez el hombre; Popeye, el marinero; Los Picapiedra; Tom y Jerry; Space Jam; Merlín, el encantador; Shrek; Monstruos S.A.; Mary Poppins y Sonrisas y Lágrimas.

7 años: El Rey León, Érase una vez el cuerpo humano, Scooby Doo, Aladín, La Sirenita, Mulán, Tarzán, Polar Express, Robots.

8 años: Harry Potter, Doctor Dolite, George de la Jungla, Madeleine, Volando Libre, Una foca en casa, Astèrix y Obélix, Las Aventuras de Tintín, La vuelta al mundo en 80 días.

9 años: Los Increíbles, Cars, Annie, Dos Hermanos, Formigaz, Indiana Jones, Evasión en la granja, Billy Elliot, Madagascar.

10 años: Trilogía de La Guerra de las Galaxias; Stuart Little; Cariño, he encogido a los niños; Flubber y el profesor chiflado; Big; Solo en casa; Mira quién habla; Hellboy; Babe, el cerdito valiente.

11 años: El pequeño vampiro, Spy Kids, El planeta de los simios, Doce en casa, Garfield, Balto, El pequeño panda, Ice Age, Inspector Gadget.

12 años: Escuela de Rock; Parque Jurásico; Yo, robot; Piratas del Caribe; James Bond; La máscara de Hierro; Master and Commander; Gordo Mentiroso; Agente Cody Banks.

Por temas, Maria Lluïsa Ferrerós, destaca:

La muerte: Todos los perros van al cielo.

Adopción: Madeleine, Peter Pan.

Separación padres: Tú a Boston y yo a California, Sonrisas y lágrimas, Los Serrano.

Miedos: Beethoven (a los perros), French Kiss (a volar).

 

Cristina González